Budapest, la joya del Danubio (I): Historia, cómo llegar y alojamiento

¡Hola de nuevo!

¡He terminado los exámenes! Y espero que los resultados sean aceptables.

Con estas últimas semanas llenas de horas de estudio, apenas he tenido tiempo para pensar qué ciudad sería la protagonista del siguiente post, y  de repente, decidí que sería la ciudad conocida por ser “el París del Este” o “la joya del Danubio”: Budapest.

La capital de mi “segundo país”, se ha convertido en una de las pocas ciudades que inspiran a fotografiar, escribir, visitar más de una, dos y tres veces, y conocer cada vez un poquito más de cerca su cultura, y no por ello iba a quedarse sin un post propio. A decir verdad, serán tres.

 

BUDAPEST

Un poco de historia

Ciudad conocida por ser una de las más bellas de Europa, tiene una población que no llega a los dos millones de habitantes. Tiene numerosos sitios denominados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, la segunda Sinagoga más grande del planeta, una de las óperas con mejor acústica del mundo, y muchísimas cosas más que veréis a lo largo de los siguientes posts.

El primer asentamiento data del siglo I a.C por los celtas. Después llegaron los romanos, que establecieron un campamento militar.

En el siglo IX, llegan los húngaros (o magiares, formados por siete tribus con sus correspondientes jefes, procedentes de los Montes Urales). Un siglo más tarde, nace el Reino de Hungría, y en el siglo XIV Budapest (que se encontraba dividida en dos: Buda y Pest) es nombrada capital del Reino.

También se fundaría la primera Universidad del Reino, en Pécs, y pocos años después de la fundación de ésta, otra en Óbuda.

La ocupación de los turcos, que comenzó en el siglo XVI, duro más de un siglo y trajo consigo una gran construcción de balnearios en la ciudad, además de una gran pérdida de creyentes cristianos, ya que una mayoría considerable se convirtieron al islam.

Y a finales del siglo XVII, los cristianos recuperan la ciudad y, otras ciudades y tierras que habían pertenecido al Reino de Hungría antes de la ocupación.

200 años después nace el conocido Imperio Austro-Húngaro, y en el año 1873 (24 años después de la inauguración del Puente de las Cadenas) se produce la unificación de las dos partes de la ciudad, y pasan a componer una única ciudad: Budapest.

En la Gran Guerra, Austria-Hungría pierde y Hungría se declara república independiente. Pero como en también hubo consecuencias nefastas, y en este caso Hungría perdió una gran parte de su territorio, así como a todos los habitantes que en él se encontraban.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad queda destruida de forma parcial por ataques de todos los bandos. Los puentes, incluido el Puente de las Cadenas, fueron destruidos.

En 1949 se establece el comunismo en el país. Es entonces cuando dicho gobierno decide destruir el Castillo de Buda y sus interiores. Estas acciones se llevaron a cabo en otros edificios similares, y el deseo de demolición de la Plaza de los Héroes (afortunadamente, eso no pasó).

En 1956 se produjeron revueltas contra el gobierno comunista, dando lugar a una revolución. Por desgracia para los húngaros, perdieron contra los soviéticos, que se quedaron en Hungría hasta el 23 de octubre de 1989, día de la caída del muro de Berlín, y día de la proclamación de la 3ª República de Hungría. Desde entonces, es fiesta nacional.

 

Cómo llegar

  • Desde España: Los aeropuertos de Madrid, Barcelona, Alicante, Málaga, Ibiza , Palma de Mallorca, Gran Canaria y Tenerife, tienen vuelos directos (están ordenadas de menor a mayor precio). Aún así, el precio mínimo suele estar en 50€ por persona (y en alguna temporada hasta menos) viajando sin facturación de equipaje. Os recomiendo Skyscanner y las aerolíneas de bajo coste.
  • Desde el resto de Europa: Hay mucha variedad de precios, desde muy bajos hasta bastante altos (todo depende de las aerolíneas, fechas y condiciones de vuelo. Os recomiendo, una vez más, Skyscanner.
  • Desde países fronterizos con Hungría: Hungría tiene la ventaja de encontrarse entre países de tamaño muy similar. Por ejemplo, desde Serbia o Austria, es mucho más recomendable y barato viajar en tren (el link de los horarios de tren dentro de Hungría e internacionales aquí). Por ejemplo, Viena – Budapest desde 25€ por persona I/V (3 horas máximo de trayecto directo). Sin embargo, desde la República Checa, Eslovaquia y Croacia, os recomiendo los autobuses: muy baratos, cómodos, trayectos cortos y muy puntuales. Os recomiendo Student Agency (cada asiento dispone de tablet propia, con auriculares, y os darán café, té o chocolate)
  • Desde otras ciudades de Hungría: La web utilizada para conocer horarios es la misma que la que está en el párrafo anterior. Los trayectos no suelen ser muy largos y los precios por persona son bastante asequibles. Si sois estudiantes, con el carné joven europeo o el de vuestra Universidad, tenéis 50% de descuento. Pero CUIDADO: aseguraos bien de que vuestros carnés de universidad o carné joven son válidos (que no han caducado) porque los revisores piden el billete y el carné que acredite que sois estudiantes, y si éstos se encuentran caducados, os pondrán una multa que tendréis que pagar en el acto, de 30€.

A continuación, os dejo una info que os puede ayudar para cuando lleguéis al aeropuerto de Budapest. Se trata del tipo de transporte del que disponéis de día y de noche para llegar del aeropuerto al centro de la ciudad.

budapest centro ciudad noche

budapest centro ciudad dia

Siempre podréis coger un taxi: Según salís del aeropuerto, hay una cabina donde tenéis que indicar a la chica que está dentro a dónde vais y ella os asignará el número del taxi y os indicará cuánto tenéis que pagar. Podéis pagar con tarjeta, aunque prefieren en metálico. El precio ronda, hasta la zona de la Basílica, los 20€ el trayecto.

 

Dónde alojarse

Hungría la moneda que se utiliza no es el Euro, sino los florines húngaros: 1€ equivale a 300Ft, 5€ equivale a 1500Ft, 10€ a 3000Ft y 20€ a 6000Ft, y así sucesivamente.

Supongo que conocéis varias opciones, aún así os recomiendo las que más he utilizado y que, siendo realista, han sido las más baratas.

Si deseáis alojaros en un hotel, siempre podéis realizar la reserva a través de Booking. Os recomiendo que echéis un vistazo a las webs propias de los hoteles, porque en muchas ocasiones, el precio de la habitación suele ser más bajo si se contrata desde la web oficial del hotel.

Si por el contrario preferís ahorrar, tenéis varias opciones:

  • Airbnb: Básicamente es alquilar un apartamento, estudio, casa o habitación privada, por noche. Os lo recomiendo si viajáis en pareja, ya que el precio de un huésped es el mismo que el de dos, pero a partir de tres huéspedes, el precio aumenta.Si viajáis en grupo, muchas veces es la opción más barata si encontráis apartamentos en los que las personas adicionales sean gratis: un piso para 4, pero que caben 6, sois cinco, y las personas adicionales no tienen que pagar… ¡Gastos de 4 por noche entre 5 personas!

Si utilizáis Airbnb por primera vez para hospedaros, os recomiendo que hagáis click aquí.

En Budapest, os recomiendo los apartamentos de George, Helga, Amir y Diana. Por lo visto, dos de ellos no alquilan apartamentos o habitaciones ahora,  ¡quién sabe si en un futuro volverán! Pero de cualquier manera, podréis encontrar apartamentos por 20€/noche para una o dos personas. ¡Todo es mirar!

airbnb_logo_detail

 

  • Hostel: La web por excelencia para la reserva de hostels es Hostelworld, pero al igual que os recomendaba en los hoteles que echaseis un vistazo a la web propia del hotel, aquí lo vuelvo a recordar, pero en este caso con la web del hostel. Al tratarse de un alojamiento más barato puede que la probabilidad de haber una diferencia de precios sea mínima, pero que no sea por intentarlo.

En los hostels hay todo tipo de habitaciones: privadas con/sin baño propio, mixtas grandes/pequeñas, con baño propio o compartido, o habitaciones sólo para chicas. Fijaos bien, ¡suelen haber promociones! El precio por persona/noche, en las habitaciones mixtas más grandes, no suele llegar a 10€.

En Budapest, os recomiendo el David Hasselhostel y Infinity Party Hostel (está en el mismo edificio que el Fogasház, uno de los ruin pubs más conocidos).

hostelwrold

 

  • Couchsurfing: Es la alternativa más barata. Con Couchsurfing, se fomenta la hospitalidad de la gente respecto a turistas, de esta manera, en ella podréis encontrar gente que os acoja en su casa por una o dos noches de forma gratuita y con toda la amabilidad del mundo. ¿Hay truco? Bueno, os diré que es costumbre dar algún detalle al anfitrión: tabletas de chocolates, una botella de vino (no hay que dejarse un dineral, pero tampoco racanear) o preparar algo típico de tu zona/país para comer.

Os recomendaría algún usuario en especial, pero reconozco que sólo conozco a un par de personas que lo hayan hecho y quedaron encantadas. ¡Una nueva manera de conocer gente!
couchsurfing

 

Y con todas estas cosas, me despido de vosotros hasta el próximo post (que será no tardando), y que con todas estas facilidades, ¡ya estés planeando vuestro viaje a Budapest!

 

¡Hasta pronto!

Anuncios

5 Comments

¿Turista o viajero?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s