Tokio: Día en Kamakura

¡Bienvenidos al primer día en Japón!

Aunque llevo un par de semanas desaparecida, es por una buena razón: he estado de exámenes y he dedicado todo mi tiempo a prepararlos. ¡Pero aquí estoy de vuelta!

En el post anterior os comentaba cómo llegamos a Tokio, y los detalles del vuelo.

Y en este os cuento cositas del primer día en el continente asiático.

KAMAKURA

Primera noche en Tokio

En el avión dormimos unas cuantas horas, de hecho es lo recomendable para evitar sufrir el famoso jet-lag el día de llegada. Pero a pesar de ello y del cansancio, no quitó que alguna que otra sufriera los desajustes horarios. 

Esa noche dormí cerca de 2 ó 3 horas, en intervalos de 20 y 30 minutos. Además, contando con que Japón se encuentra en una de las zonas más sísmicas del mundo con tres placas tectónicas, os diré que en uno de esos momentos de “me caigo de sueño” hubo un terremoto ¡de 5.4 grados! Para consuelo nuestro, apenas se notó: sólo notamos que se sacudía un poquito todo, pero nada, como si estuvieran moviendo la cama con nosotros dentro. 

Lo bueno es que los edificios del centro y de la capital están muy bien preparados para estas cosas. En España uno de esa magnitud lo sentimos.

IMPORTANTE: Si viajáis a Asia, mirad las normas de qué hacer en este tipo de casos. Los terremotos en Japón son muy frecuentes, y los edificios modernos están preparados para sufrir y moverse lo menos posible. Si hay uno fuerte a veces viene acompañados de tsunamis. En todas las ciudades está señalado, tanto en japonés como en inglés, el camino para llegar a los refugios si se diera esa situación. 

Nos levantamos a las 7am. Buena hora teniendo en cuenta que a las 5am ya es de día y que hay una humedad del 75% más o menos (que suele ser lo normal). Hay tanta, que una hora después de ducharse, ya se tiene la ropa pegada al cuerpo.

En Japón son 7 horas más que en España. En esos días lo que para nosotros eran las 7am, aquí en España la gente estaba yéndose a dormir.

El desayuno, desde ese día en adelante, lo comprábamos en el 7-Eleven (supermercados) y aprovechábamos a comprar dos botellas de 2L cada una, por 94¥ cada una (no llega a 1€, son unos 0.94€). Para desayunar había de todo. Muy rico y barato.

 

Kamakura: Cómo llegar

A las 8am estábamos saliendo del apartamento para desayunar y luego coger el tren. Al principio nos liamos un poquito con las estaciones y tardamos más de la cuenta en ponernos en camino. Menos mal que una mujer nos ayudó con las estaciones y las líneas ¡muy maja!

Salimos desde Shinjuku Station diección Shibuya/Shingawa. Fuimos en la línea verde clarito, Yamanote Line, de los JR (Japan Rail) que aunque son un poco más caros es la forma más rápida de ir. El precio por persona fue de 920¥ (unos 9.20€).

Hicimos transbordo en Shinagwa Station y cambiamos a la línea azul de los JR, Yokosuka Line, pero esta vez dirección Ofuna.

Durante el viaje, como teníamos tiempo, decidimos bajar en la siguiente parada a Kamakura, en Zushi, ver el pueblecito y luego ir andando hasta Kamakura.

Desde Shinjuku hasta Shingawa hay 8 paradas, y desde Shingawa hasta Zushi hay 11.

Cuando llegamos a Zushi, tuvimos que pasar los tickets por las máquinas de reajuste de tarifas y pagamos un poco más, creo que fueron unos 160¥ cada uno, y nos  fuimos a ver el pueblo. 

CONSEJO: No os asustéis con el metro de Tokio. Es verdad que es muy grande y tiene muchas líneas, y para diferenciarlas ellos usan símbolos japoneses. Pero tranquilos, todo está en inglés y los símbolos los sustituyen por letras. ¡Qué detalle!

tokyojrmap
Mapa de las JR

 

Zushi

Aunque la visita al principio no la teníamos planeada, fue una forma de conocer algo más de Japón. El pueblecito es muy acogedor! 

En Zushi lo más turístico que hay es la playa. De hecho, cuando llegamos mucha gente estaba de camino. Y nosotros, también fuimos.

Es verdad que las playas japonesas no tienen nada que ver con las que tenemos en España. Pero es algo diferente y merece la pena verlo.

Desde Zushi se nos ocurrió la idea de ir andando a Kamakura. Pensaréis que estábamos locos, pero lo cierto es que no está lejos, es un rato andando pero no son horas. Lo malo es que nos confundimos de dirección, así que tuvimos que volver a Zushi y decidimos comer allí.

Encontramos un pequeño local cerca de la estación de metro/tren donde vendían comida para llevar. Compramos unas bandejas de arroz con varios tipos de pescado y salsas. Nos regalaron los cubiertos, y digo cubiertos porque nos iban a dar palillos pero nuestra cara de occidentales nos delató 😀 El precio de cada bandejita fue de 400¥ más o menos (unos 4€) y he de deciros que la cantidad era más que suficiente.

A Kamakura al final fuimos en tren por el precio de 160¥(1.60€) por persona por viaje. Sólo a una parada de Zushi, con la línea azul de los JR, Yokosuka Line.

 

Kamakura: la ciudad de los templos y santuarios

No había visto tantos templos y santuarios señalados en un mapa de una pequeña ciudad en mi vida. ¡Había demasiados!

Aunque pasamos toda la tarde allí, hay que reconocer que se necesita mucho tiempo si se quieren ver todos. Nosotros fuimos a dos santuarios (los descubrimos estando ya en Kamakura), y un templo que era posiblemente el más conocido de la ciudad.

Según salimos de la estación, encontramos una pequeña plaza donde está el mapa de la ciudad, con todos los templos y santuarios de varias religiones señalados.

Santuario Sasuke Inari (shintoísta)

Según cuenta la historia, fue creado por Minamoto Yoritomo, quien fue visitado en sueños por un anciano de la Aldea Oculta. Éste le enseñó cuándo debería comenzar a luchar contra sus enemigos. Y el santuario es un agradecimiento a su victoria.

La Aldea Oculta era un pequeño pueblo del Japón Medieval caracterizado por su inaccesibilidad, y que se cree que era el hogar de los ninja.

Para llegar a él sólo tenéis que seguir las señales (todos los templos y santuarios están muy bien señalados) que hay por las calles.

La entrada es gratuita, pero respetad todo lo que hay allí. Sabréis que habéis llegado cuando al final del camino os encontréis con una hilera de torii, que separan el espacio profano del sagrado.

Una vez arriba, disfrutad de todos los pequeños detalles, que no son pocos. ¡Es precioso!

Además podéis adquirir una tablilla de madera donde escribir vuestros deseos y presentárselos a los dioses (el precio de la tablilla lo desconozco pero el diseño de ella depende de los templos)

¡Mirad que cosa tan bonita!

kamakura tokio japon

kamakura tokio japon

kamakura tokio japon

kamakura tokio japon

kamakura tokio japon

kamakura tokio japon

kamakura tokio japon

kamakura tokio japon

kamakura tokio japon

kamakura tokio japon

kamakura tokio japón

 

Santuario Zeniarai Benzaiten Ugafuku (shintoísta)

Minamoto Yoritomo construyó este santuario para Ugafukujin, un kami (espíritu o fenómeno adorado en la religión Shinto) representado por una serpiente con una cabeza humana. Fue fundado en 1185 en el Día de la Serpiente en el Mes de la Serpiente

La Serpiente es uno de los símbolos de zodiaco chino, basado en el calendario lunar chino.

Para llegar a él sólo tenéis que seguir las señales, y subir una cuesta hasta ver un torii de piedra en la pared, con un pasillo oscuro. Cruzando el pasillo a través de la montañita, llegaréis al santuario.

La entrada es gratuita. La característica principal de este santuario es que los japoneses acuden a él a lavar su dinero (tanto monedas como billetes) con la esperanza de que se multiplique.

kamakura tokio japon

kamakura tokio japon

kamakura tokio japon

kamakura tokio japon

kamakura tokio japon

 

Templo Kōtoku-in (budista)

Es muy conocido por el Gran Buda que hay en su interior, aunque antes de la estatua de bronce que hay en la actualidad, hubo una de madera finalizada en 1243. Años después, debido al fatal estado, el sacerdote budista del templo sugirió la construcción de otra estatua, pero esta vez de bronce.

El templo ha sido construido y reconstruido en varias ocasiones debido a grandes tormentas y a desastres naturales.

Es muy fácil llegar a él, ya que está muy bien señalado y se va viendo según se va acercando uno.

Para entrar al templo hay que pagar 200¥ por persona, y si queréis ver el Gran Buda por dentro (que está hueco) hay que pagar 20¥ por persona (20 cént).

kamakura tokio japon

kamakura tokio japon

kamakura tokio japon gran buda

kamakura tokio japon gran buda

kamakura tokio japon gran buda

kamakura tokio japon

 

Y tras estar todo el día de aquí para allá, decidimos que habíamos visto suficiente y volvimos tranquilamente a la estación para ir a Tokio. No pudimos evitar parar un rato en la playa 😀

kamakura tokio japon playa

 

Cuando llegamos a Tokio, fuimos a cenar a un restaurante típico que teníamos justo al lado del apartamento. No os puedo decir el nombre porque sinceramente no lo sé, estaba escrito en japonés y apenas hablaban inglés.

El precio por persona es de 1500 (unos 15€) e incluye todo lo que veis en la foto. ¡Todo estaba riquísimo!

tokio japon restaurante food

tokio japon restaurante food fish

 

Como veis tuvimos un día muy movidito. Pero tranquilos ¡la semana que viene más y mejor!

¡Arigato!

Anuncios

3 Comments

¿Turista o viajero?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s